Muere en zanja. Autoridades de Monterrey callan

1.038

Rubén Fidencio Jaramillo Casiano, de 45 años, murió en una obra mal señalizada de Agua y Drenaje en Sabinas durante los aguaceros de la semana pasada.

Sin embargo, pese a lo dramático de su caso, ninguna autoridad apoyó a la familia.
El hecho no fue tan sonado como la tragedia del socavón de la Avenida Los Ángeles, en Monterrey, donde la madrugada del viernes 29 de septiembre cayó una familia integrada por cinco personas y murió Emily Álvarez, de 25 años, quien no pudo ser rescatada.

Rubén murió la noche del sábado cuando caminaba alrededor de las 20:35 horas por la calle Bolívar, cerca del cruce con Chapultepec, en la Colonia Enrique Lozano, y se dirigía a su casa, ubicada en la Colonia Larraldeña.

Según vecinos del sector esa noche llovía y estaba oscuro en la zona, pero a su paso se encontraba una zanja que había dejado abandonada Agua y Drenaje desde hace dos meses y que carecía de señalamientos.

El hombre cayó en el pozo y se golpeó, perdiendo la vida de manera inmediata. De acuerdo con el resultado de la autopsia Jaramillo Casiano murió por una contusión profunda de cráneo, propia de una caída.

Los hechos fueron revelados por el Ministerio Público hasta el día siguiente, pero ninguna autoridad salió a informar sobre alguna investigación por negligencia por parte de Agua y Drenaje o algún apoyo para los deudos.

El coraje y la impotencia es evidente entre familiares de la víctima, pues aseguran que hasta anoche ni las autoridades municipales ni estatales se han acercado.

«Nada, (les dieron), ni una disculpa y disculpe lo que voy a decir, pero aquí se tapan unos con otros. Nada de (gastos funerarios), nada de nada», dijo llorando San Juana Casiano, madre de Rubén.

El sabinense fue conserje por 25 años en la Escuela Secundaria Josefina Valadez, donde el lunes le hicieron una despedida de cuerpo presente, antes de ser sepultado en el Panteón de la Comunidad de la Hacienda Larraldeña.

Su familia dijo que era muy trabajador y alegre.

La víctima dejó en la orfandad a sus hijos Elisama, de 25; Rubén, de 20 y Erick Jaramillo Márquez, de 14.

 

Fuente: EL NORTE

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.