Se amparan regios para uso de mariguana

Con la brecha ya trazada, un grupo de regiomontanos pretenden abrir camino en el cultivo y uso recreativo de la mariguana en Nuevo León.

La idea surgió, explica Ángel Tovalin Castillo, a raíz de la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que se generó con un quinto amparo ganado, abriendo la puerta a que las personas que estaban amparadas, a que puedan hacer recreativo de la Cannabis.

“Lograron la quinta sentencia a favor y con eso ya se genera una jurisprudencia y esta jurisprudencia señala un hueco en la ley que está dejando de ser tutelado por garantías constitucionales, entonces obliga a que se legisla favor”, detalla.

El 31 de octubre de 2018, la SCJN otorgó el cuarto y el quinto amparo para el cultivo y uso lúdico de la mariguana en la Ciudad de México, con lo que se generó la jurisprudencia que hace inconstitucional la prohibición a nivel nacional y que obliga a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), a dar el permiso a quienes lo hayan solicitado.

Ahora le toca a Monterrey seguir el camino, sostienen los siete regios que se dieron cita en la Fondita Groove del centro de Monterrey, para precisar los detalles de este primer proceso grupal que se da en la entidad.

Tovalin Castillo describe que hasta ahora, las personas que quieren hacer autocultivo y consumo libre de la Cannabis, solicitan el permiso a Cofepris, ésta lo niega y entonces proceden a promover un amparo.

“En este mismo tenor, yo tomé la iniciativa de decir, bueno, seguramente tengo muchos amigos que también van a estar en esta idea, en esta sintonía de tramitar este amparo y me di a la tarea de buscar una alternativa de servicios jurídicos”, detalla.

Le acompañan Daniel, Laura, Diego Armado, Jesús Fernando y el abogado, Bruno Suárez.

Bruno Suárez ya ha tramitado dos amparos con anterioridad, los cuales están en proceso, dice, y en este caso, para no acudir ante la sede de la Cofepris en Ciudad de México, el proceso se hace ante la Secretaría de Salud de Nuevo León.

“Por medio de la Secretaría de Salud. Luego Cofepris da el plazo legal que tienen para responder todas las autoridades, que es de 40 a 45 días, según el derecho de petición”.

En el proceso siempre se espera que la Cofepris no responda.

“Lo que están haciendo es no contestar las solicitudes, dejarlas en el cajón, y ya después con ese amparo los obligas a contestar, y ya es donde entra el amparo basado en el Artículo Primero Constitucional, sobre el libre desarrollo de la personalidad”, dice Bruno Suárez.

Tovalin Castillo aclara que serán dos amparos, uno para obligarlos a contestar, y si es que no contestan, – que es lo que esperan -, otro que se usaría cuando ya hayan contestado con una negativa.

“En base a esa respuesta es que ya se hace el juicio que estamos buscando para tutelar nuestra garantía individual al desarrollo de una libre personalidad, que así fue como lo dejó la sentencia de la jurisprudencia”, agrega Tovalin Castillo.

Diego Armando externa que presentó episodios de epilepsia entre los 15 y 18 años, lo que lo mantuvo bajo permanentes tratamientos médicos que empeoraban su ya de por si deteriorado estado emocional y anímico.

Recuerda que las medicinas lo hicieron alejarse de todas las actividades comunes de un joven de esa edad, “me mantenía con sueño todo el tiempo, me corrieron de los equipos de la escuela; hasta de mis amigos me alejé, no querían ni juntar porque prefería estar en mi casa dormido”.

Desde hace diez años los episodios han desaparecido por completo gracias a que empezó a consumir el aceite de cannabis y a consumir hierba.

“Llevo 10 años sin convulsiones, sin nada, y fue gracias a esta medicina”.

Los trastornos intensos del sueño son comunes en la familia de Laura. Considera que ella ha tenido una vida saludable gracias a que fuma marihuana.

“Una hermana, un hermano y mi papá tienen que tomar Clonazepam para dormir. Mi papá presenta un síndrome estacionario invernal y afecta con mucha depresión, es un síndrome, no sé qué tan común sea, pero sí me he encontrado con más personas.

“Empieza el ánimo a caer, hay tensión, insomnio, ansiedad. Yo no he pasado por eso, y yo soy la única que fumo en mi familia”, precisa.

Laura estima que el organismo de sus familiares está afectado por la ingesta de tantos medicamentos, “es una adicción muy fuerte de su organismo, ya no nada más es adicción mental, sino química. No pueden dormir si no tienen la pastilla”.

Daniel pide congruencia al afirmar que vivimos en una democracia y anular las restricciones a una vida libre.

Tenemos que ser objetivos y tenemos que ser congruentes cuando decimos que vivimos en una democracia. Cuando vives en una democracia, si no afectas a ninguna tercera persona, no alteras el orden público, nadie tiene porqué estarte restringiendo la forma de hacer las cosas

 Daniel

Por su parte, Jesús Fernando sabe que aún hay quien cuestiona si el país está preparado, sin embargo, espera contribuir a la legalización y a reducir los planos de violencia.

La Secretaría de Salud estatal recibió la solicitud de los siete ciudadanos de Monterrey el 24 de mayo, comenta el abogado.

A partir de ese día se contarán 45 días para recibir una respuesta antes de promover el amparo ante el Tribunal de Justicia Administrativa.

“El tiempo que sigue, depende de los plazos y la carga de trabajo que tengan los juzgados, pueden ser 3 meses, 6 meses. Les comentaba que en un plazo de un año o año y algo. En el peor de los escenarios no contesta la Cofepris, alargándose el primer amparo y luego, lo que se tarda en resolver el otro”.

El 21 de noviembre la Cofepris autorizó a siete empresas la comercialización de 38 productos con cannabis para uso medicinal en México.

Los principales cannabis hoy en día son el cannabis sativa y el índica.

Dentro de la planta hay más de 100 cannabinoides, los dos principales y más estudiados son el Tetrahidrocannabinol (THC) y el Cannabidiol (CBD).

“Como parte de este cambio, como medicinal ya se reguló, ahora esta regulación para el uso lúdico esto me parece muy importante”, apuntó Tovalin Castillo, y dijo, es un proceso para desmitificar lo que fue una satanización a una planta, que cultural y económicamente ha costado demasiado.

“Desde un prejuicio que lleva al estigma a las personas que consumen esto, un perjuicio social”.

POSTA

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.