‘Espanta’ caos vial de la Carretera

462

La zona sur de Monterrey ha comenzado a convertirse en un dolor de cabeza, no solo para quienes utilizan  la Carretera Nacional para un paseo dominical, sino también para sus habitantes que perciben ya una amenaza al desarrollo poblacional y económico.

Dicha situación a la larga podría golpear la plusvalía de uno de los pocos sitios que quedan por urbanizar en Monterrey. Y es que actualmente la zona, que cuenta con más de 60,000 habitantes, se convierte en un estacionamiento público, pues la única vía de acceso y salida, la Carretera Nacional, ya no tiene capacidad para sostener el tránsito diario de 100,000 vehículos.

Pero no solo eso, la solución a la vialidad adoptada por el municipio de Monterrey, que encabeza el priísta, Adrián de la Garza, de instalar carriles de contraflujo, ya no sólo debe realizarse en las horas pico en días laborales, como ocurre en la zona Cumbres, sino que también se ha tenido que recurrir a ellos, los fines de semana, pues ya no se dan abasto para los miles de paseantes que cada fin de semana acuden a los sitios turísticos y comerciales ubicados al sur de la zona metropolitana.

Esta situación es un problema para los habitantes del sector, quienes manifiestan la desesperación y la pérdida de tiempo y dinero, que representa el hecho de que durante 10 años, la zona sur creciera de forma desordenada, al albergar más de 80 nuevo fraccionamientos, pero ninguna nueva vialidad. Muestra de ello es que proyectos como las ampliaciones de avenidas como Acueducto y Antiguo Camino a Villa de Santiago, una segunda gasa en los cruces de Garza Sada y Lázaro Cárdenas, así como algún segundo piso, han permanecido durante años en el tintero

“Entre semana el trafico es terrible en las mañanas en ambos sentidos, el carril de contraflujo agilizó la vialidad en un sentido sur a norte, pero de norte a sur pareciera que estas viendo la avenida Gonzalitos. Fines de semana ni pensar en ir a la Carretera Nacional porque esta imposible, si vas a moverte debe ser antes de las 12 del mediodía porque después todos tienen la grandiosa idea de querer turistear o ir a comer a la carretera”, explicó Lucy Gómez, habitante de Bosques de Satélite.

Para quienes aun no habitan la zona, pero ya adquirieron una vivienda, también ya es un problema, pues desconocen si el conflicto vial tendrá una solución o sus propiedades se devaluarán.

 

Con informacón de: El Horizonte

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.