Aprenden nuevos médicos con robots

Estudiantes de la UDEM realizan prácticas en sus aulas con pacientes ´robots´ como una manera de mejorar sus estudios a ´prueba y error´

741

Para las nuevas generaciones de médicos ya no es necesario realizar prácticas con enfermos de carne y hueso, en la UDEM existe una clínica de simulación en la que los pacientes tienen nombre, apellido e historia clínica pero no son seres humanos sino robots.

 

Al principio lo sientes un poco frío como que no te das cuenta lo que puede llegar a trascender pero al final de cuentas te va a ayudar a salvar una vida o ayudar a una persona», comentó el estudiante de medicina Álvaro Riojas.

De acuerdo al coordinador de la clínica de simulación, los pacientes robóticos cumplen una labor fundamental en la formación de un galeno, pues los futuros médicos aprenden a ser más certeros, a calcular mejor su diagnóstico y tratamiento.

Y de esta manera cuando el estudiante o el practicante va al área clínica disminuye el riesgo sobre el paciente, disminuyen los errores, esa es la finalidad de la simulación clínica», dijo el coordinador del Centro de Simulación de UDEM, Guadalupe Ponce.

Durante la simulación, a la que ABC tuvo acceso, en todo momento los estudiantes trataron al robot como paciente, incluyendo comunicación entre ellos con la ayuda de un bioquímico que asume el sentir y la voz del enfermo.

«Desde que el estudiante entra, tiene que saludar al paciente, debe de venir vestido como un médico, tiene que comportarse con respeto, hacemos mucho hincapié en la ética al dirigirse al paciente. Al estudiante le decimos: No vienes con un robot, vienes con un paciente», agregó Ponce.

«La práctica con esta clase de pacientes es tan apegada a la realidad porque respiran, presentan pulso cardiaco e incluso producen secreciones como sangrado y lágrimas».

Tras la simulación, el proceso de aprendizaje continúa para los estudiantes mediante discusiones en las que se analiza la grabación con los pacientes robóticos.

«Se lleva después de la simulación a una sesión de retroalimentación, si hay errores, corregimos, podemos volver a llevar a cabo la simulación, hacerlo una y otra vez, lo cual no podemos hacerlo con ningún paciente por ser humano», explicó.

El factor de satisfacción para los futuros médicos no está ausente de las sesiones de simulación, también salvan vidas, literalmente.

«Hubo una vez una evaluación en cardiología y nos pasaron individual, entonces era tu paciente en realidad y tú lo tenías que salvar,  porque entraba en algún paro o arritmia, estuvo muy padre porque salvé al paciente, te conforta que salvaste al paciente», indicó la estudiante San Juanita Sierra.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.