Leyes se quedan cortas ante ira del futbol regio

420

Aunque Nuevo León tiene ordenamientos penales específicos contra la violencia en el fútbol, éstos han sido insuficientes para contener el fenómeno, que el domingo derivó en el artero ataque contra un aficionado felino, previo al Clásico Regio.

En los últimos 10 años se ha registrado igual número de incidentes violentos en juegos de Tigres y Rayados. La cifra excluye los incidentes ocurridos en juegos de equipos locales contra escuadras de otras partes del país, que también abundan.

Apenas en 2016 se reformó el Código Penal del estado para imponer sanciones de uno a cuatro años de prisión a quienes incurran en violencia en espectáculos deportivos.

Sin embargo, esta reglamentación no aplica para el ataque del pasado domingo, en el que los hechos, pese a estar claramente vinculados a la rivalidad de los equipos regios, se registraron a 5.2 kilómetros del Estadio Universitario, donde dos horas y media después iniciaría el encuentro.

Hasta ayer, la víctima, Rodolfo Manuel Palomo Gámez, de 21 años, se encontraba aún grave en el Hospital Universitario.

En los videos del ataque, que circularon en redes sociales desde el domingo, se ve cómo los agresores le impactan la cabeza con una botella y después se arremolinan a su alrededor para tundirlo a golpes y arrojarle una piedra en el cráneo.

Ayer el lesionado aún se encontraba en cuidados intensivos, con signos vitales estables, pero con un gran hematoma en el cráneo y heridas de arma blanca en el cuerpo.

Los próximos dos días serán clave para determinar sus posibilidades de sobrevivencia y recuperación. La Fiscalía General del estado informó que tres presuntos agresores ya habían sido identificados, aunque al cierre de ayer no se habían realizado detenciones.

EL HORIZONTE

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.