Continúa la crisis carcelaria en penales de NL

606

Ahora 600 reclusos del Penal de Cadereyta, se amotinaron la tarde de este lunes en protesta por las revisiones y operativos antidrogas que han implementado las autoridades.

5:30 de la tarde, las columnas de humo negro encendieron los disturbios en dos de los pabellones.

Los internos prendieron colchones y uniformes carcelarios en los túneles de acceso para evitar el ingreso de policías antimotines.

Por lo menos cerca de 900 efectivos de Fuerza Civil, Ejército, Agencia Estatal de Investigaciones y Policía Federal se desplegaron para intervenir la prisión.

Dos helicópteros vigilaban desde el aire el desarrollo de la revuelta.

Seguían llegando más refuerzos policiales a este penal, ubicado en el kilómetro 1.5 de la Carretera a Dr. González, en las inmediaciones de la Refinería de Pemex.

Las fuerzas antimotines intentaron disuadirlos y chocaron violentamente con los convictos.

Por lo menos 15 ambulancias de las corporaciones de emergencia ingresaron a la explanada del.

En un principió el vocero de Seguridad, reveló que sólo había un lesionado.

Familiares de los convictos se reunieron en el exterior del penal exigiendo información.

Al caer la noche, la manifestación empezó a salirse de control y policías estatales formaron una valla para impedir que se aproximara al reclusorio.

Bloquearon el acceso para evitar la salida de unidades de emergencia.

Algunas mujeres sufrieron desmayos en su intento por tener noticias.

Luego el vocero reviró y aclaró que eran 7 heridos, dos policías y cincos reos.

9:00 de la noche, la autoridad informó que volvió a recuperar el control del Cereso.

Los siete heridos fueron trasladados al Hospital Universitario.

Uno de los convictos fue clasificado como grave, debido a un traumatismo en el cráneo.

Finalmente, fue permitida la entrada de familiares, cuando aún se vivía una tensa calma.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.