Confirma Auditoría: cobertores no existieron

En la primera entrega de información sobre el polémico caso, salen a relucir más irregularidades

627

La Auditoría Superior del Estado confirmó: que el fraude de los 200,000 cobertores, no se trató de una adquisición con sobrecosto, sino de la simulación de la compra por parte del gobierno de Nuevo León. Después de que la Comisión de Transparencia ordenara a la Contraloría del Estado eliminar los candados de reserva del caso, este jueves, la ASE publicó la información relacionada a la auditoría especial realizada por el tema de la compra irregular de 200,000 cobertores en diciembre del 2015, por parte de la Secretaría de Desarrollo Social que encabezaba, Rogelio Benavides Pintos, quien renunció tras descubrirse el fraude.

En el documento, que representa la primera de tres entregas que realizará la Auditoría del Estado, se detalla que no existe forma de comprobar que los cobertores realmente fueron adquiridos e incluso, que los entregados por la Secretaría a personas de escasos recursos, no coincide con lo adquirido en dicha licitación.

La primera de las inconsistencia señala que la Sedesol estatal, no levantó un acta de “entrega-recepción” de los cobertores adquiridos a la empresa Comercializadora Mirof, S.A. de C.V., por lo que no existe evidencia real de que en efecto fueron entregados.

Peor aún, la entrega-recepción fue simulada, pues no se realizó en el lugar acordado en el contrato, en la colonia Coyoacán de Monterrey, sino presuntamente, en una bodega en el Parque Industrial de Escobedo.

Por si fuera poco, las facturas entregadas por el Estado a la ASE tampoco coinciden, pues fueron hechas hasta 10 días antes de que se supiera quien de los concursantes había ganado la licitación. Esto significa, que para el 24 de diciembre, fecha en que se dio a conocer el fallo, el estado ya había recibido el 78% de los cobertores.

El caso se dio a conocer inicialmente como una adquisición con sobrecosto, pero la ASE determinó que de los $28 millones de pesos erogados en la supuesta adquisición, sólo $8 millones obedecerían a un sobrecosto. Por el contrario, las inconsistencias más graves, detectadas por la ASE, apuntan a que se trata de una compra simulada por parte de la Secretaría de Desarrollo Social, tal y como lo publicó El Horizonte.

La apertura de la información se dio luego de que la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información de Nuevo León emitió una resolución a favor de los diputados que presentaron queja por la reserva del expediente sobre el caso de los cobertores con sobrecostos.

El secretario General de Gobierno, Manuel González, aseguró que el entonces Procurador, Roberto Flores, no encontró elementos para afirmar que se hubiese concretado un delito, por lo que no se emitieron imputaciones y se determinó realizar un proceso de mediación y se llegó a un acuerdo para la reparación del daño con la empresa.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.